Evolución de la logística

… es crucial apropiarse de las herramientas tecnológicas como parte de la mejora continua y de la eficiencia, sobre todo en la era del e-commerce que es el siguiente reto de la logística.

Según los historiadores, el origen de la etimología “logística” tiene su raíz en la voz griega “logistikos” que significa razonamiento, cálculo. Esta voz griega viene del verbo logiszesthai (calcular) y del sufijo tikos (relativo a), llevando el significado de “logistikos” a lógica matemática, arte de calcular o el que sabe contar.

Transformada en la latina “logisticus”, que significa: computación, cálculo, otras derivaciones son el término “logistao” que significaba el abastecimiento de los elementos necesarios para el combate y el término “logista” que se usaba para indicar al administrador o intendente de los ejércitos romanos y bizantinos.

Fue hacia mediados del siglo XIX en que se adoptó el término de logística como el concepto que maneja las actividades relacionadas con el movimiento y el almacenamiento de manera coordinada, además del reconocimiento de la utilidad de la logística como generadora de valor agregado; este hecho fue determinado por el ingeniero, matemático y economista francés Jules Juvenel Dupuit que estableció la idea de asociar comercialmente los costos de inventario por los costos de transporte, a partir de entonces los avances conceptuales de la logística son atribuidos al desarrollo militar estadounidense cuando se sentaron bases importantes en la clasificación de los procesos logísticos y en la formación de su vocabulario, puesto que esta actividad no sólo incluía abastecer de las cantidades requeridas, sino también, de buscar los mejores proveedores.

Producto de los buenos resultados generados por esta actividad al interior de la milicia fue que el mundo empresarial decidió importar el concepto y aplicarlo, por lo que en 1950 se inició la conceptualización de la logística, tomando mayor importancia caracterizándose por: Desarrollo del análisis de costo total de las operaciones logísticas. Enfoque de sistemas al análisis de las interrelaciones del sistema logístico. Mayor preocupación por el servicio al consumidor, al mínimo costo logístico y Atención a canales de distribución.

Ya en 1963 el concepto estaba más que fortalecido y surge el Consejo de Profesionales de la Gestión de la Cadena de Suministro (CSCMP por sus siglas en inglés) proporcionado oportunidades de formación de redes, desarrollo profesional y educación a la comunidad de logística y gestión de la cadena de suministro; así define a la logística como “aquella parte de la gestión de la Cadena de Suministro que planifica, implementa y controla el flujo -hacia atrás y adelante- y el almacenamiento eficaz y eficiente de los bienes, servicios e información relacionada desde el punto de origen al punto de consumo con el objetivo de satisfacer los requerimientos de los consumidores”.

10 años más tarde el servicio al cliente se convierte en requisito para continuar compitiendo con los líderes del mercado, se tienen avances en el concepto de distribución física; además se originan periodos de recesión y crecimiento en la economía a nivel mundial y se desarrollan estrategias de gestión de inventarios.

En la década de los años 80 se modifican las preferencias pues a raíz de la crisis energética se impulsa el movimiento hacia la mejora del transporte y almacenamiento; las preferencias de la cadena de suministro mutan y se presta especial atención a los proveedores, distribuidores y servicio al cliente, definiendo la demanda del usuario final. Con ello se reducen los inventarios, los costes logísticos totales, se acortan los tiempos de entrega, a la vez, por la intensa actividad de las operaciones logísticas nace la preocupación en el tema ambiental y cuidado de la ecología.

En la última década del siglo XX el fomento de la logística despuntó gracias a la tecnología, misma que se posicionó en todos sus procesos y se coloca como parte de los procesos de Supply Chain para poder cumplir con los requerimientos de los clientes.

En la actualidad las empresas de logística han tenido que evolucionar derivado múltiples factores, tales como la mejora y el perfeccionamiento de los almacenes, la exigencia de stocks que van de uno a dos meses. A la vez se ha impactado en la flota de distribución pues se debe adaptar a las necesidades de las ciudades con mayor velocidad y eficiencia en vehículos cada vez más pequeños con grandes ahorros de combustible y bajos costes ambientales.

Como se vivió en la década de los 90 del siglo pasado, hoy la revolución tecnológica juega un papel crucial, pues tanto la tienda como la empresa deben tener a disposición la información de los productos, su estatus en tránsito y la confirmación de llegada al cliente final; es crucial apropiarse de las herramientas tecnológicas como parte de la mejora continua y de la eficiencia, sobre todo en la era del e-commerce que es el siguiente reto de la logística.