Primeros estudios sobre Camiones Aerodinámicos

La eficiencia del combustible en los camiones de larga distancia nunca fue un gran problema hasta la primera crisis de gas en tiempos de paz, a principios de los años setenta. En 1973, un ingeniero aeronáutico de la NASA en el Centro de Investigación de Vuelo de Dryden comenzó a reflexionar sobre las formas de reducción a la resistencia aerodinámica de los camiones de carretera. Dirigió un pequeño equipo de investigadores cuyos resultados tuvieron un impacto extraordinario, aunque poco reconocido.

El primer experimento del Centro consistió en una camioneta de pasajeros modificada en un laboratorio de conducción. Adjuntaron una caja rectangular de aluminio al vehículo, de ahí el apodo de Shoebox, y durante experimentos sucesivos, cambiaron los elementos de la caja. Redondearon las esquinas verticales y horizontales, sellaron toda la parte inferior del cuerpo, incluidos los pozos de las ruedas, e incluso agregaron una cola en la parte trasera del vehículo, descubriendo qué beneficios tuvo cada uno en la resistencia aerodinámica general.

Las pruebas en carretera de la caja de zapatos, con esquinas redondeadas verticales y horizontales en la parte delantera y trasera, redujeron la resistencia aerodinámica del vehículo en un 54%. El sellado de la furgoneta debajo del cuerpo y los pozos de las ruedas redujo la resistencia en otro 15%. La prueba de carretera mostró un aumento de kilometraje de entre 15 y 25%. El kilometraje puede variar, por supuesto, dependiendo de las condiciones y los estilos, por lo que a los ingenieros de Dryden les gustaba realizar pruebas fuera de los túneles de viento.

El segundo experimento que  se realizó fue en un tractor-remolque con cabina sobre el motor, nuevamente modificado al redondear todas sus esquinas y bordes delanteros. Además, los técnicos colocaron carenados de chapa metálica sobre el techo y los costados de la cabina, llegando hasta el remolque, lo que cerró completamente el espacio abierto entre la cabina y el remolque. Aunque todavía parecía un camión con remolque, fue una salida radical de todo lo que había en la década de 1970. Los investigadores descubrieron que, en la conducción en carretera a 55 millas por hora, estos cambios resultaron en un consumo de combustible 20 a 24% más bajo en comparación con un tracto-remolque idéntico, pero no modificado que probaron en su contra.

En el momento de la investigación de la NASA en Dryden, que se extendió hasta 1982, la mayoría de los transportes de larga distancia eran taxis. Esto se debió a que la Ley de Autopistas de Ayuda Federal de 1956, conocida formalmente como Ley del Sistema Nacional de Autopistas Interestatales y de Defensa, estableció un límite en la longitud del vehículo total.

La Ley de asistencia para el transporte de 1982, que surgió principalmente como respuesta al impacto de la crisis del gas en la industria del transporte por carretera, exigió a los estados que permitieran a los camiones remolcar hasta 48 pies en las carreteras interestatales, e ignoraron el tractor por completo. Este pequeño detalle del proyecto de ley fue responsable del cambio de la cabina a los tractores convencionales con motor en la parte delantera, un diseño mucho más eficiente en el consumo de combustible debido a su forma.

En 1985, Kenworth presentó el T600, el primer tractor fabricado con carenados construidos en fabrica que reflejaban la investigación empírica realizada en el centro de Investigación Dryden de la NASA.  Es alentador ver las continuas mejoras en las formas de los tractores y remolques de hoy, todos los cuales reflejan la investigación realizada en Dryden en ese momento o realizada en tres universidades bajo su guía.

Por lo tanto, cuando los vehículos van carenados se reduce la brecha entre el tractor y el remolque, las faldas laterales en el remolque o colas de botes en la parte posterior de los remolques, se ven los resultados, los incrementos muy reales en la eficiencia del combustible que estos camiones han logrado, y todos los beneficios como resultado han sido eficiencia.

Recordemos que los primeros estudios aerodinámicos sobre camiones realizados hace más de 40 años en el Centro de Investigación de Vuelo Dryden de la NASA en la Base de la Fuerza Aérea Edwards, fueron todo un éxito.