Editorial

La oferta de diésel y gasolina se amplía en México

Los mercados de gasolina y diésel de México hoy están abiertos al mundo exterior por primera vez en casi 80 años, presentando innumerables oportunidades para las empresas que buscan expandir sus operaciones a través de la frontera. Los mercados mexicanos de combustibles evolucionan rápidamente, en cuatro años se han abierto muchas oportunidades a otras empresas dejando en el pasado el control de Petróleos Mexicanos (Pemex) de los combustibles mexicanos. Grandes compañías petroleras internacionales e independientes de EE. UU. están compitiendo en el mercado, a raíz de lo cual empresas de logística en ambos lados de la frontera están llegando con transporte y almacenamiento, es decir soluciones para permitir a los proveedores de gasolina y diésel desde fuera del país conectarse a la red del mercado mexicano.

Desde que se abrió la primera estación de combustible de la marca BP en la Ciudad de México en marzo del año pasado, otras empresas se han unido al cambio Shell, Gulf, Glencore, Chevron, Valero, Andeavor, ExxonMobil, Total y Repsol.

Al mismo tiempo, las nuevas marcas mexicanas también tienen buena participación en el mercado, incluyendo G500, OXXO GAS, Petro Seven, Hidrosina, Orsan y RedCo, mientras Pemex ha reiniciado su oferta de franquicias y  pronto llegarán otras marcas a ofertar

Pemex reveló hace unos meses que su actividad sigue operando a tasas bajas debido a interrupciones en el sistema de refinerías con una disminución del 27% en comparación con otros periodos de años anteriores, es decir las 6 refinerías de Pemex promediaron 768,500 b/d, 47% menos de la capacidad total. Esto además de una caída, representa incremento en los combustibles.

Parece que seguirá en aumento hasta que se estabilicen todos estos puntos que han hecho su liberalización. Aquí la Comisión Reguladora de Energía sostiene que nuevos competidores hará que la sociedad se beneficie dado que habrá una mayor disponibilidad de producto y seguridad en el suministro, aunque no así menor precio.

De las 11 mil 774 estaciones de servicio establecidas en territorio nacional hasta el momento más de 2 mil operan con 31 nuevas marcas tanto nacionales como intencionales y la idea de la CRE es duplicar el número para los próximos 5 años, lo que implicaría una inversión de unos 12 mil millones de dólares.