Editorial

La Última milla, la fortaleza de la distribución en las grandes urbes

En los últimos años y derivado del crecimiento desmedido de las grandes ciudades, la última milla dentro de la cadena de suministro se ha convertido en la parte de mayor importancia, su eficiencia es crucial para entregar en tiempo y forma las mercancías en territorios cada día más complicados, ya sea por el espacio o por las restricciones de horarios y/o normativas; su efectividad impacta directamente con la satisfacción del cliente y más en los tiempos del e-commerce que ha transformado la manera en que las mercancías se movilizan.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO) en los próximos 5 años el comercio electrónico en México experimentará un crecimiento del 35%, lo que abre una ventana de oportunidad muy grande para los proveedores de servicios de transporte en la última milla y por ende es un área de oportunidad para las armadoras que ofertan productos cada vez más adaptados a la movilidad en las urbes más competitivas.

En este contexto para Motor a Diesel es crucial dar a conocer la oferta que actualmente se tiene para solventar los retos que suponen este último proceso de entrega al cliente final y que en unos cuantos kilómetros se haga la diferencia. Tomando esto en cuenta y con información de CECARM (Comercio Electrónico  Marketing on Line y e-Factura en Murcia, España) tenemos para ustedes algunas posibles soluciones en el tema de la última milla:

• Rutas de reparto. Se hace necesario mejorar las rutas incorporando un software de gestión de rutas y gestión de flotas, el cual brindará la información necesaria del estado de las entregas y de la situación de los vehículos.

• Vehículos ligeros. Para tener mejor movilidad por el centro de las ciudades es aconsejable el uso de este tipo de vehículos.

• Puntos de conveniencia. Son las entregas en puntos tales como entrega en tiendas, en taquillas electrónicas, etc.

• Dispositivos móviles y apps para los repartidores. Las entregas se confirman en tiempo real y también las incidencias, lo que origina también una solución más rápida de las mismas. Estos dispositivos también llevan firma electrónica para la confirmación de la recepción.

• Zonas de carga y descarga. Se hace necesario que se habiliten estas zonas para mejorar el aparcamiento de los repartidores.

• Modernización de la flota de vehículos de reparto. Mejorando la eficiencia y atendiendo a la problemática de la contaminación.

• Distribución nocturna. Sobre todo, de vehículos de mayor tamaño, como camiones grandes, que en horas de la noche pueden entrar a las ciudades y ocasionar menos molestias en el tráfico.