Editorial

Movilidad urbana y soluciones del transporte de carga

Por años se ha discutido que la problemática de la movilidad urbana está intrínsecamente asociada al crecimiento descontrolado que la Ciudad de México ha experimentado, sobre todo en las últimas décadas del siglo XX y que se ha extendido hasta nuestros días; hoy la mancha urbana abarca no sólo los mil 485 km² de la entidad federativa más complicada del país, a esto se suman los 58 municipios del Estado de México y uno más, del vecino Estado de Hidalgo, en conjunto configuran la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM). Este crecimiento poblacional ha incitado a que cada día el trasladarse de un lugar a otro se traduzca en horas varado en el tráfico, provocando reducción en la productividad económica, la calidad de vida de los ciudadanos, además del acceso a servicios básicos de salud y educación.

Es innegable que el transporte de carga colabora en esta problemática, pero es justamente este sector el que más acciones ha emprendido para paliar los efectos del crecimiento urbano, ya sea con unidades más eficientes y menos contaminantes, con la restricción en horarios de circulación y el uso de herramientas tecnológicamente avanzadas que brindan soluciones de manera innovadora y flexible para el traslado de las mercancías, tal es el caso de la telemática, que apuesta por nuevas aplicaciones. Además vehículos amigables con el medio ambiente han ido simplificando la movilidad y brindando soluciones prácticas, para contribuir a tener ciudades más sustentables, así y de la mano de una cadena de suministro más eficiente las empresas de transporte ven en los retos que implica la movilidad urbana, espacios de oportunidad para seguir moviendo el 80% de la carga del país.