Editorial

2019 cierra a la baja

La falta de certidumbre de los empresarios transportistas ha contribuido a la disminución en las ventas de vehículos pesados y comerciales.   

Sin duda 2019 será recordado como uno de los años más complejos para el país, si bien la influencia de factores globales incidió en ello, también contribuyeron algunas políticas públicas, cambios en la normativa de emisiones, modificaciones en los reglamentos para la circulación en algunas entidades y por supuesto la incertidumbre en cuanto la disponibilidad en todo el país de diésel ultra bajo azufre.

Tomando esto como contexto la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) dio a conocer su balance anual, así en diciembre de 2019 la venta al mayoreo de vehículos pesados y comerciales alcanzó un total de 2 mil 828 unidades, que comparadas con las 4 mil 256 contabilizadas en diciembre de 2018, representó una caída del 33.6%. En tanto la venta al menudeo obtuvo las 3 mil 868 unidades que, comparadas con las 3 mil 783 comercializadas durante el mismo mes del 2018, significan un incremento del 2.2%.

En el acumulado enero-diciembre 2019 se alcanzaron las 39 mil 723 unidades al mayoreo, lo que representó una reducción de mil 553 unidades, para contraerse en 3.8% en comparación con las cifras obtenidas en 2018, a su vez el acumulado al menudeo registró un total de 42 mil 10 unidades a penas un 1.8% por arriba del 2018.

Así, el comportamiento de la industria en el último mes del año obedece a la falta de ajuste a la NOM-044 SEMARNAT 2017, señaló Miguel Elizalde, Presidente Ejecutivo de la ANPACT, “la falta de definición por parte de las autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, está generando incertidumbre entre las empresas de transporte afectando la renovación vehicular, situación que persiste a pesar de que la Comisión Reguladora Energía amplió el plazo de la NOM-016, norma que regula la calidad de los combustibles con la que funcionan los camiones más nuevos”.

El representante de los fabricantes de autobuses, camiones y tractocamiones aseguró que durante 2020 será fundamental contar con certidumbre jurídica tanto para las plantas armadoras nacionales, como para los empresarios del autotransporte, “cada día de retraso supone una pérdida para la industria y lo que resulta peor, una perdida para los millones de usuarios de transporte que existen en nuestro país”, aseguró Elizalde.