Editorial

La industria no se detiene, pero necesita apoyo

La industria no se detiene, pero necesita apoyo

 

A pesar del impacto que la industria del autotransporte -tanto de carga como de pasajeros- ha experimentado debido a la emergencia sanitaria actual, es cierto también que por su relevancia para la sociedad y transversalidad en actividades económicas esenciales ha continuado operando con eficiencia bajo la premisa de hacer más con menos.

No hay duda de que las condiciones son difíciles, aún con ello, los empresarios del autotransporte están trabajando para aportar su granito de arena en la estabilidad el país, es necesario reconocer que sin su compromiso México no tendría las condiciones económicas, y esto no es sólo una apreciación subjetiva, las cifras hablan.

En este sentido la Agenda Económica del Autotransporte de Carga 2020 devela que la aportación del sector autotransporte al PIB es de 3.4%, a su vez participó con el 50% de PIB Logístico del país en 2019, es generadora de aproximadamente 6 millones de empleos, tanto directos como indirectos.

Los vehículos de carga movilizan 552 millones de toneladas de mercancías y productos, equivalentes al 81.5% de la carga terrestre y 56.3% de la carga doméstica total. En el año 2019 el 62.5% del total del valor de las exportaciones de México fueron transportadas por carretera, mientras que de las importaciones representó el 48.5%.

Todos estos servicios son llevados a cabo por un millón 99 mil 371 unidades, de las cuales 561 mil 61 son unidades motrices que representan el 51.1% de la flota, a su vez hay 537 mil 813 unidades de arrastre, es decir un 48.9%, según datos de la Estadística Básica del Autotransporte Federal en su edición 2019.

Si bien la industria no se detiene es crucial que se implementen políticas públicas y se considere al autotransporte (carga y pasaje) en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 para incentivar la renovación vehicular y con ello se continúe en el camino por México.