Editorial

editorial

Urge detener la entrada de unidades de desecho

En México por cada 100 vehículos pesados que se venden entran al país 35 vehículos usados que no cumplen con las condiciones físico-mecánicas y ambientales exigidas en la normativa mexicana, si bien la industria productora nacional de vehículos pesados siempre ha estado a favor del libre comercio, es necesario que se busquen mecanismos para frenar la entrada de unidades de desecho que lejos de contribuir a la movilidad y logística del país acarrean problemas de inseguridad vial, competitividad, afectación a la infraestructura y el medio ambiente, además del factor tributario que estos vehículos están evadiendo.

Ante este grave problema es urgente que las autoridades velen por el bienestar mayor de la sociedad y que se regule de manera más rigurosa la entrada de vehículos “chatarra”. Además, si buscamos que México continúe siendo uno de los socios comerciales más importantes para el vecino del norte es crucial reducir la diferencia entre la normatividad de Estados Unidos y México, y estas prácticas ilegales no contribuyen a este objetivo.

Es urgente incentivar la renovación vehicular con base en incentivos verdes, financiamiento, profesionalización, actualización del marco regulatorio y supervisión del marco regulatorio, estos dos últimos puntos son los que ayudarían a poner el piso parejo para una renovación que no se puede postergar, pues recordemos que la edad promedio de la flota ronda los 19 años.