Editorial

Nuevos paradigmas en el autotransporte

Vivimos épocas de cambio y el autotransporte debe sumarse a él, en los últimos años se ha fortalecido para posicionarse como una de las actividades económicas de mayor influencia en el país, sin embargo, hoy las fórmulas conocidas ya no funcionan o están en vías de cambio… es momento de nuevos paradigmas, los empresarios transportistas lo saben y por eso en los últimos años se han dado a la tarea de profesionalizar la actividad mediante múltiples frentes. Uno de ellos es la capacitación de las empresas pero no sólo en temas administrativos, sino en capital humano pues no es desconocido que la falta de operadores es uno de los temas más preocupantes a nivel mundial si tomamos en cuenta que tan sólo en México existe una escases de más de 60 mil, condiciones similares son las que vive Estados Unidos con 65 mil, la cifra se eleva a 100 en Brasil y Europa requiere de 150 mil profesionales del volante.

Sin duda hoy se debe actuar pues según estimaciones de la CANACAR esta cifra incrementaría en nuestro país a 180 mil en 2026, para paliar esta situación los empresarios están implementando estrategias de retención de talento, pero el factor económico no basta, así que han visto en el sentido de pertenencia la clave del éxito, es decir, ser más cercanos a sus necesidades, además de flexibilizar las jornadas de trabajo de modo que pasen mucho más tiempo de calidad con sus familias y ofrecer estabilidad laboral para que cumplan sus metas personales. Al mismo tiempo se han comprometido a adquirir nuevas tecnologías en vehículos que ayuden a la operación, pero que al mismo tiempo les reporten una mayor rentabilidad y se proteja en medio ambiente, un reto que se superó con la entrada en vigor de la NOM-044 de SEMARNAT.

Algunas empresas han optado por contratar talento recién egresado de los centros de capacitación y hacerse cargo de su preparación; en resumen, dignificar la actividad para que se convierta en algo aspiracional, incluso algunos empresarios han retomado el concepto de “superhéroes” para precisar la importancia de su trabajo, no sólo en las empresas, sino para la sociedad en general y la economía del país.

Otro tema que no debemos dejar de lado es la creciente inseguridad en el país que en el primer semestre del año reportó 4 mil robos, ante lo cual las Cámaras, Asociaciones, productores de vehículos, distribuidores y diversos actores de la industria del autotransporte se han unido en una sola voz y piden a las autoridades mayor seguridad, así como la infraestructura necesaria para llevar a cabo la actividad económica por excelencia.

No tenemos duda de que los retos del autotransporte van más allá, pero cada uno se puede superar cambiando el paradigma que ha reinado hasta ahora de modo que sea una actividad mucho más eficiente y segura.