Editorial

editorial 290

México emerge como una opción excelente para nearshoring

Nearshoring  es un servicio logístico que transfiere parte de su producción a terceros y externaliza sus servicios al subcontratar países extranjeros como estrategia y permite que los negocios puedan producir cerca de su mercado, aumentando proximidad y rentabilidad. Así México ha resultado como una de las mejores opciones para esta práctica por lo que es importante considerar las ventajas, que van desde aproximar productos a los mercados de consumo, acortar tiempos (sobre todo en términos de zonas horarias), aumento de empleos, simplificación de procesos logísticos y de transporte y hasta la reducción de costos.     En este contexto Nuvocargo es la única plataforma digital todo en uno para el comercio transfronterizo entre México y Estados Unidos, ofreciendo servicios de transporte de carga, agencia aduanal, seguro de carga y financiamiento de la cadena de suministro. A través de la tecnología y un excepcional equipo de expertos busca integrar el movimiento de carga de principio a fin en una única plataforma. Nuvocargo está modernizando un mercado de 2 trillones de dólares que aún no ha experimentado una digitalización real, ofreciendo un servicio enfocado en simplificar las operaciones para transportistas y embarcadores,  brindándoles mayor visibilidad, eficiencia y soporte durante el proceso. Su propuesta diferencial ha contribuido a un aumento del 30% en los ingresos mes a mes desde el inicio de sus operaciones a finales de 2019. Nuvocargo está respaldada por Tigel Global, QED Investors, David Vélez (Fundador/CEO en Nubank), NFX y la reconocida aceleradora de startups Y Combinator, entre otros.

Hoy nuestro país es el primer socio comercial de Estados Unidos, y existen muchas razones para creer que esto va a persistir en el tiempo. Con base al USMCA, los aranceles a las exportaciones mexicanas al país vecino favorecen la producción de nuestro país en diversas industrias, así como en mejoras significativas tales como: nuevas normas de origen, disposiciones de acceso al mercado para automóviles, acceso al mercado agrícola, inversión y contratación pública, entre otros.

Las empresas de todo el mundo están buscando alternativas a China, y México es una opción natural. Con el flujo de inversiones y la creciente atención de todas las partes, hay una gran oportunidad para que los disruptores nativos digitales en este sector ayuden a impulsar un nuevo capítulo para la integración económica entre Estados Unidos y México. Si eso sucede, traerá enormes beneficios a millones de personas en ambos lados de la frontera y más allá.